Textos publicitarios

La publicidad es una forma de comunicación persuasiva cuyo objetivo es atraer la atención, suscitar interés, avivar el deseo y provocar la adquisición de un producto por parte del consumidor. La publicidad es por tanto un sistema de comunicación entre el productor y el consumidor.

Todo texto o anuncio publicitario consta de los siguientes elementos:

  • Imagen.
  • Lenguaje verbal.
  • Sugerencias o connotaciones.

La Imagen Publicitaria

El mensaje publicitario puede constar de un texto lingüístico (habitual en la radio) o de un texto lingüístico combinado con imágenes (fotografías, dibujos) fundamental para hacer que el receptor fije su atención y retenga en la memoria el producto anunciado.

La publicidad suele ir acompañada de textos publicitarios suelen ser breves para atraer al consumidor y muchas veces se tratan de verdaderos eslóganes (frases hechas y fácilmente recordables)

La publicidad va asociada a una serie de connotaciones que puede sugerir al receptor ideas o sensaciones agradables que le incite a comprar el producto por ejemplo: potencia, fiabilidad y ecologismo (un coche), sensualidad y erotismo (un perfume) eterna juventud (producto de cosmética), etc.

El lenguaje de la Publicidad

el texto publicitario acompaña a la imagen publicitaria complementándose. Se utilizan una amplia serie de recursos lingüísticos y literarios para hacer mas llamativo el mensaje y atraer la atención del receptor. Por ejemplo:

  • Imperativos: compre ahora y empiece a pagar dentro de seis meses.
  • Superlativos: Extrafuerte, megarrollo, blanquisimo.
  • Tecnicismos: Biodegradable, pantalla LCD.
  • Extranjerismos: Eau de toilette.
  • Palabras con aire extranjero: Neutrex, Combi No Frost.
  • Metáforas: Coca-cola: la chispa de la vida.
  • Aliteraciones: Mami, mi milka.
  • Exageraciones: contigo al fin del mundo.
  • Rimas: del caserio me fió.
  • Antitesis: mas velocidad con menos consumo.
  • Apelaciones constantes al receptor: ¿te gusta conducir?
  • Oraciones sin verbo: los precios mas bajos todo el año en el Corte Ingles

En todo anuncio publicitario aparecen dos elementos lingüísticos fundamentales:

  1. El eslogan: una frase llamativa y fácil de memorizar: L´Oreal porque tu lo vales.
  2. El nombre de la marca: original, lleno de connotaciones y sirve para distinguir un producto de los demás. Por ejemplo: Yogur Danone, banco ING-Direct.